sábado, 11 de septiembre de 2010

Revista nº 14 -CLUB DE POETAS DEL SUDESTE CORDOBÉS

.


LA GUITARRA DE CHARLIE -Obra de la artista plástica Argentina YOLANDA SOLIS "NALO"

...........

PEQUEÑO GLADIADOR


Pequeño gladiador cuanta enseñanza

nos ha dejado tu inmensa valentía

para enfrentar la adversidad, con esperanza

para ganar con fe, cada partida.


Desplegaste en el campo de batalla

de una lucha que ha sido por tu vida

tu garra de león, tu fuerza innata

esa que el corazón tan sólo brinda.


Hoy sonríes y se oyen mil campanas

que al unísono tañen de alegría

es por ti héroe de diminuta talla

es por tu gran victoria merecida.


Más si la lucha continuara mañana

te lo pido con toda el alma mía

como un ruego, un deseo, una plegaria

pequeño gladiador ¡ nunca te rindas!


José Luis Alarcón-Justiniano Posse –Cba
Veterano de Malvinas


******************
LOS MINEROS

Oro, metal precioso y fascinante,
ocupas un lugar especial en el mundo,
eres símbolo de abundancia, de energía,
eres adorno, eres brillo, eres belleza,
eres sinónimo de ambición...

Si vives escondido, quizás sin corazón,
quédate allí abajo, oculto,
sin el claro de la luna, sin lluvia,
sin la luz del sol!!

No habrá más dueños de minas,
hombres fríos, egoistas, calculadores,
a cambio de lucrarse con millones
contratan a trabajadores mineros,
con falta de seguridad...
en precarias condiciones...

Así quedan atrapados,
con tristeza y con dolor;
la terrible industria continúa,
los responsables
lavan sus manos cual Pilatos,
mientras ellos extraen oro...
por un pedazo de pan.

Minero, deja aquello tan profundo;
en la tierra fértil está la vida...
siembra trigo, siembra arroz,
siembra ESPERANZA, JUSTICIA...
¡SIEMBRA AMOR!

Nancy Ereza - Monte Buey -Córdoba

*************

NUEVOS SUEÑOS

La noche llega sin piedad,
hundo mi mirada en el vuelo de las aves,
en sus alas traen lágrimas,
esta noche caerán agrietadas.

El color asoma en esta nueva página,
se escarchan y hacen trizas
las viejas leyendas donde mendigaba amor,
hoy, desde el alma se arranca una poesía.

Sólo quedan retazos de sueños
que un día pasaron sin quejarse,
en este nuevo día el alma me sonríe
y una suave lluvia se descuelga por los cristales.

Tengo un árbol donde albergar mis noches,
en mis manos aún conservo astillas,
pero un adiós se resbala en las tinieblas
y en silencio reparto mis locuras.

Mercedes Morlachetti – Monte Buey - Córdoba

***************

AMOR SIN FIN

Cincelaste mis criterios de púrpura
Borrándome la sensatez de la conciencia
Quise navegar tu cuerpo hecha barca
Y perderme en el mar de tu lujuria.

El amor no es pecado me dijiste
Y me envolviste en la tibieza de tu aliento
Solté mis amarras a todo lo prohibido
Fugándome en la locura de tus besos.

Dios no castiga el amor, me aseguraste
Y te creí porque era conveniente
Ser libre para amar sin ataduras
Sin pudor, con la piel, la sangre, el inconsciente.

El alma no fue alma ni la razón excusa,
Todo fue amar, amarte sin medidas
Ciegos los ojos, despiertos los sentidos
Y el corazón artesano de pasiones encendidas.

Hoy sé que quererte no es pecado
Ya no eres mar embravecido, eres remanso,
Vuelvo a mi puerto ajusto las amarras
Y adorándote en silencio retengo los recuerdos.

Maria Isabel Clausen – Gral Roca – Cba -Argentina


*********************
MISTERIO

Me gusta estar asi
mirar el color de tus ojos
no los escondas
ellos me hablan,

Una sonrisa callada
dulce gesto de amor
y el mundo silencioso
disfrutar de a dos.

Cuanta paz sin hablar
rico silencio y guardar
que te gusta decir
que necesito escuchar

El misterio del silencio
las palabras que guarda
miradas y su luz
envuelven y hablan.

SILVIA LOPEZ –Monte Buey -Cba

*****************

MI BARRIO

cuando se apaga la última estrella y
los pájaros cantan para que amanesca,
los primeros rayos aparecen como arte de magia,
en la esquina guemes y belgrano
"barrio milagrero del tiempo"
donde las parejas hicimos raices
y en poco tiempo el barrio se lleno de niños
aquellos abuelos que sumaron esperanzas
llegando el progreso que tanto esperaban
agua, gaz, cloaca, supermencado,
farmacia, y como no la escuela, donde ..
nuestros hijos empezaron su enseñanza.
y así...paso el tiempo..ellos necesitan
desplegar sus alas....y volaron muy alto
todo en la vida se les fue dando.
en ese ayer que no nos deja separar
somos nosotros los abuelos de hoy
con una lagríma hecha flor.
agradeciendo a la vida que nos premio
por eso en este centenario del pueblo
quiero hacer un pasacalle imaginario
que diga asi;
"por este barrio dios paso y estoy segura
que aqui se quedó"

Norma Ereza
Monte Buey -Córdoba



**********************


"Hoy me he tendido junto a una joven pura
como a la orilla de un océano blanco,
como en el centro de una ardiente estrella
de lento espacio"

- Pablo Neruda -

ADORMECIDO EN TU PELO

Con octubre atardecido
en hojas de mar y viento,
tu blusa desenfadada
rozó el ansia de mi cuerpo.
La herida abierta del sol
se desangraba en el cielo
y el ocaso se insinuaba
en arrebolado incendio.
Tus ojos de brujería
y tu piel de terciopelo
sedujeron mis sentidos
acicateando el deseo.
El agua, junto a la orilla,
ola a ola, iba trayendo
la tarde-noche encerrada
entre caracolas. Ecos
de sirenas y centauros
venían de mar adentro.
Los dos tumbados. La brisa
se la oía repitiendo
canciones enamoradas
y poemas de silencio.
Sobre la arena la manta,
encima de ella tu cuerpo,
contra tus pechos mi mano
y en mis labios el aliento
desbordante y desbordado
de tu flor libada a besos.
Bajo el doblez de tu falda
de alelíes y romero
la noche se vino a tierra,
mitad frío mitad fuego,
respirando nuestra dulce
placidez, sobre el secreto
de la arena sorprendida
bajo el temblor de los cuerpos.
La luna, ruborizada.
El mar, cómplice y sereno.
Tú, germinada en jazmines.
Yo, adormecido en tu pelo.

Delsio Evar Gamboa - Laborde - Cba

*********************

JABALÍ

Más allá de su destino trágico
y la luna brillando en sus colmillos,
huye el jabalí con su presa en vilo.
Tan lejos que apenas lo observo se deshace.

Y sin embargo
tierra y sol amasijan las horas que pisa.
Lejano y real, más allá de mí,
más allá del barro y de la escoria:
El cerdo.
Dibuja su presencia, ahora.

Suyo el tiempo salvaje
que retiene – acaso – la memoria.

Leonor Mauvecin –Córdoba -Argentina

*******************

DE ESENCIAS… -

Conjugué mi esencia en el páramo de todo lo creado,
con abrasadora intimidad,
crucé la burbuja, el perfume, el sonido, y el espacio
en aliento de ondas vivas,
embotellé rayos de luz
desde los cantos, y mi canto,
en sonares prietos.
Sublimé baladas sobre reverdecidas mieles,
con olvidos de noches peregrinas,
y en charcos de lechosas nubes,
tendida en la barcaza de los sueños,
en tierra, bajo destellos y negruras,
con plenitud y trascendencia del alma mirar…
vi, más allá de mis ojos terrenales,
todas las esencias.
Comulgué con ellas,
y fuimos, el UNO, y el TODO…

Edda Ottonieri de Maggi –Marcos Juarez –Cba

********************

ARCO IRIS DEL AMOR

La tarde con lluvia parece ya irse,
sin ninguna esperanza librada al azar;
pero nada está escrito y un milagro del cielo,
a lo inesperado hará pronto llegar.

De un instante a otro una franja celeste,
en el horizonte se empieza a elevar,
es la clamada y ansiada limpieza,
que bajo el “pampero” no se hace rogar.

Por esa persiana abierta en el cielo,
el sol se asoma antes de marchar,
y un paraíso de oro y esmeralda,
a todo convierte sin hacerse esperar.

Cuando los duendes sus alas secaron,
paleta al hombro al cielo marcharon;
y un arco gigante de siete colores,
en esa grisacea pizarra plasmaron.

Es el arco iris que anuncia la calma,
cuando la tormenta se ha retirado;
y en esos colores tu bella silueta,
como arte de magia de pronto ha quedado.

El fuego perpetuo que irradia el amor,
lo encuentro en el rojo carmín de tus labios;
que en todo mi cuerpo se halla disperso,
como un grato recuerdo de un tiempo pasado.

Al amarillo lo encuentro en hebras muy finas,
que como cascada adornan tu espalda;
y al mismísimo cielo lo encuentro en tus ojos,
tan claro y sereno como noche estrellada.

Al verde lo encuentro en la vasta campiña,
Y en la esperanza de que tu sonrisa,
Afloren de tus labios y me ayuden a vivir.

Sergio Bravi –Cruz Alta -Cba
Editado en la Antología “De Baigorria con amor”


***********************

TRANSMUTACIONES

El sujeto avanzó tomando infinitas precauciones, parecía ignorar dónde se encontraba, o al menos, era escaso su conocimiento de esa geografía. Recorrió diversas dependencias de la finca: gallineros, corrales, establos, cochera, y por último, ya en la vivienda; se acodó en una ventana para observar hacia el interior con sumo interés.
La familia, reunida en torno a la mesa, miraba por televisión un capítulo de "Viaje a las Estrellas". Ante la aparición de varias naves espaciales, el observador soltó un agudo chillido, provocando la reacción de dos enormes dogos que acudieron ladrando, y gruñendo amenazantes; arremetían ciegos de furia.
Las imágenes de la pantalla ejercían una especial atracción sobre el desconocido. Haciendo caso omiso de los perros, repitió el chillido con mayor intensidad, contemplando cómo un grupo de "extraterrestres" avanzaba decidido, en actitud desafiante. Los dentados guardianes, enloquecidos, amenazaban con atacar al curioso, mas sin llegar hasta él. Causaron tanto alboroto que el dueño de casa salió con la escopeta acompañado por el mayor de sus hijos provisto de una poderosa linterna. Llamaron a los animales y acariciándolos, lograron tranquilizarlos.
-Andará alguna comadreja u otro bicho -comentó el padre, regresando a la casa.
Reanudaron la cena, el curioso entrometido seguía espiando cada movimiento, perdida enteramente la noción de tiempo y espacio, interesado tan sólo en ver la serie; lo volvió a la realidad el silbido proveniente de un pequeño aparatito que llevaba colgado del cuello, presionó una tecla y el insistente sonido cesó.
“Debo regresar” -pensó, y emprendió veloz carrera, provocando una nueva acometida de los canes que, a los pocos metros, enfurruñados, abandonaron la persecución.
Corrió desesperado, temiendo llegar tarde; debía transponer un pequeño montículo, faltaba muy poco; de pronto tropezó y empezó a rodar por la pendiente. En la vertiginosa caída golpeó una y otra vez con la cabeza contra los guijarros, llegó hasta el fondo de una profunda hondonada y quedó inmóvil, tendido en la oscuridad.
Sus compañeros realizaron reiteradas llamadas, al no tener respuesta lo buscaron infructuosamente durante algún tiempo; la mayor dificultad que enfrentaban era el total desconocimiento del terreno. Tras varias tentativas, desalentados por el fracaso, desistieron.
...................................................................................

Llevaban varios días en la zona, pero a causa del mal tiempo prácticamente no se habían movido del campamento.
Como era la última jornada decidieron disfrutarla a pleno y marcharon al amanecer hasta el sitio elegido, realmente maravilloso; un recodo del río Colorado de singular belleza, muy apropiado para los juegos acuáticos.
Confirmando las predicciones, el día se presentó maravilloso.
Conocían el paraje, cerca de Tinogasta; en él instalaron dos años atrás sus tiendas de campaña, cosa que ahora impidiera el clima. Representaba un gran riesgo acampar allí en época de lluvias, el río aumentaba su caudal y se embravecía con demasiada rapidez.
Como alumnos aventajados de Geología, sabían de sobra los desastres que puede causar una súbita creciente, o cualquier otro elemento natural fuera de control.
El agua estaba en calma, invitándolos a gozar de su suave caricia; hoy podrían bañarse y jugar sin inconvenientes. El Colorado parecía aguardarlos, como si fuesen viejos amigos -los muchachos pensaban que así era-, guardaban muy buenos recuerdos de la anterior visita, más de veinte días "conviviendo" no eran para echar al olvido.
Rápidamente los juegos se generalizaron con la consiguiente algarabía: gritos, exclamaciones de alegría, cánticos y silbidos; se estaban resarciendo con creces de las recientes penurias pasadas durante el temporal.
Por la tarde, siguiendo una vieja costumbre, recogían piedras y semillas y tomaban fotografías desde todos los ángulos, como si cada uno quisiera llevarse lo mejor del magnífico paisaje.
La jornada transcurría en forma apacible... De pronto, Iván, el "fotógrafo" del grupo quedó envarado, como petrificado.
-¿Qué te pasa?
-Nada... Lucas... nada.
-Sin embargo, estás pálido -manifestó Ángel-, parecés un muerto.
-Vengan, les voy a indicar de qué se trata.
Se acercaron e Iván señaló con el dedo una gran piedra con la forma de una montura, una enorme y hermosa montura.
-Y… ¿qué les parece?
-Una piedra -respondió Ángel-, parece la montura de un gigante; ¿por qué, qué tiene de raro, salvo esa forma tan original?
-¡Antes no estaba! ¡Eso tiene de raro! ¿Te parece poco?
-Vos estás loco... ¿de dónde salió, eh...?
-En el viaje anterior saqué varias fotografías desde acá a los chicos bañándose y ahora esa bendita piedra me los tapa...
-¡Hum! ¿No habrás tomado de más?
-¡Avisá! Sabés de sobra que no "chupo" ni en los asados.
Sus amigos echaron la cosa a risa, haciéndole algunas bromas y pasado un rato retomaron el ritmo normal.

....................................

Llegó jadeante y vio a la nave suspendida en el espacio. Emprendía el regreso.
-¡Esperen, no me dejen! -su voz sonaba angustiada en el diminuto parlante.
-No podemos interrumpir el programa, desde el inicio de la expedición está todo rigurosamente controlado y es imposible alterar las condiciones preestablecidas.
-Y ahora, ¿qué pasará?
-Piensa intensamente en el objeto que más llamó tu atención, el resto queda a nuestro cargo, tenemos ya muchos de nuestros navegantes esperando en este planeta en iguales condiciones, oportunamente vendremos a rescatarlos.
-¿Puedo elegir, entonces...?
-Con total libertad, te crearemos con un tamaño gigantesco para que no te cambien de lugar; aquí, en Capilla del Monte, quedarás esperando, y aquí te encontraremos.
-¿Todo listo?
-Sí, estoy preparado.
Desde el platillo, un haz luminoso se proyectó sobre el malogrado explorador; en pocos segundos, la nave, rodeada de un intenso resplandor, se perdió; pasó a ocupar otra dimensión.
El pasajero abandonado también desapareció y surgida de la nada quedó en su lugar una colosal escultura pétrea con la forma de un zapato. ¡Un inmenso zapato!
Una vez más, la "transmutación" se había cumplido sin inconvenientes.
En La Plata un joven estudiante de Geología miraba y remiraba intrigado las dos fotografías. ¡Eran casi idénticas!
¡Casi, casi idénticas...! ¡A no ser por...!

Nemesio Martín Román –Arias –Córdoba
De su libro: Borrón y ...cuentos nuevos

************************

amor

te espero en la esquina del mundo

en la calle del otoño

en la dirección de la tarde..,
a la altura de mi corazón....

Norma Gomez Ciancio-Marcos Juarez –Córdoba -Argentina

****************

SOLEDAD

A veces sueño no se si dormida o despierta que la muchacha del 4º, levantará la vista cuando pasea por la rambla y así, podrá comunicarse con la realidad.... En ocasiones nos hemos cruzado en la escalera y su aterrada mirada, se ha cruzado con la mía... su saludo ha sido un murmullo vertiginoso, en respuesta al mío. Se sienta en los anchos bancos de la plaza de La Catedral y su cuerpo desaliñado y quieto, sólo se mueve cuando una gaviota enorme y desorientada, asombra a los turistas, sobrevolando la plaza y posándose luego en la cúpula de la Catedral, buscando ávidamente el mar.
Las palomas, no se acercan a la muchacha, nunca tiene migas que tirarles....Cruza silenciosa hacia el Museo de Gaudí y recorre sin prisa, las obras y croquis del artista, subiendo lentamente los tres pisos de obras tan magníficas.Desde arriba, los cantantes que hacen su día con el producto del bote, parecen pequeños puntos oscuros con una multitud constantemente en movimiento a su alrededor, que ignora los problemas de las muchachas. Las terrazas repletas de personas, cuyas únicas opciones son si piden tapas de mariscos o tortillas de patatas bravas. Es pleno agosto en Barcelona y las enormes copas amarillas de cerveza sólo compiten en color,con la blanca espuma que las corona.
Ahora la muchacha, se fija en las palomas de la Plaza... y en el constante movimiento de pies dembulando al sol, buscando regalos
en las tiendas de los anticuarios... y las palomas siguen allí, picoteando, picoteando.....hasta que levantan vuelo en conjunto, asustadas por un niño en patineta...
Como ellas, pero a la inversa, por la noche, la figura pequeña e ignota, voló desde el 4º hasta la estrecha callejuela, arrastrando en su vertiginosa caída, un geranio perfumado.

Elsa Solis Molina -Rosario –Santa Fe


*******************

MI HISTORIA DE AMOR


En aquel bar
tú me esperabas como siempre
sentado frente a la taza de café,
evocando mi persona y ansiándome.
Recuerdo esa tarde de lluvia
en que me retrasé.
Te enamoraste de mí al conocerme,
en la época triste de mi viudez
fuiste el amigo silencioso
que supo comprender mi gran dolor.
Así fuimos volcando nuestras penas
y charlas serenas
en los días en que el sol volvía a aparecer.
Eras el compañero que me oía
y sabía asesorarme sobre lo que debía hacer.
Poco a poco yo notaba
que en ti el amor comenzaba a nacer
y llena de recuerdos vividos
sentía que era imposible volver a querer.
por eso aquel día sabiendo que perdía
el apoyo de un amigo fiel
fui clara contigo, te dije: ¡no nos volveremos a ver!
No hacen falta explicaciones, tú sabes porqué.
No cambiamos más palabras, sólo miradas
y así te dejé, solo y triste
contemplando
mi taza de café sin beber.

Alicia Navarro de Alonso –Rosario –Santa Fe

Miembro fundadora del «Club de Poetas Baigorria», declarada por el Concejo
Municipal ciudadana ilustre de la ciudad de Rosario.


************************

HAIKU

Abro el iris
de un nuevo tiempo
sin edad. veo.

Dulces arpegios
arranca el viento al roble
hojas de otoño.

Subo al agua
piedras y algas son
mis alimentos.

Soledad verde
marrones aguas dulces
florece el ceibo.

Favio Ceballos-Granadero Baigorria –Santa Fe

********************

EMERJO

Ilumino
las esquinas de mi calle,
para no confundir
los ecos de los pasos.
Palpo
los rostros vencidos,
para descubrir
el suburbio de sus grietas.
Hoy aligero mis ansias
y emerjo.
Desamarro palabras
bajo un cielo de luces,
corto las cadenas invisibles
de presencias dormidas,
para poblar soledades,
y con un apacible parpadeo
navego despertares.

Alicia Borgogno –Cañada de Gomez- Santa Fe

**************

CELEBRACIÓN


Porque la vida es camino
sigo andando,
aunque sea de rodillas
por el barro.

Subo las laderas
de la vida.
entre piedra y espina.
Arrasando los leones
viscerales.
Resistiendo.
Templando la historia.
Educando las miradas
del alma.

Mientras restaña una herida
y la otra sangra,
celebro las arrugas
que me surcan,
celebro las aristas
de la aurora,
celebro el misterio
y la utopía,
celebro el dolor
que me modela.
Celebro la poesía

Mercedes Careggio

******************

MI CANTO



Yo le canto a la vida
al esfuerzo y al trabajo.
Cantando desde mi suelo
venciendo a la soberbia,
derrotando al haragán,
que olvidó aquel mandato :
del sudor de tu frente
el pan ganarás.
Me apeno de los quejosos,
que protestan sin cansarse,
y de los que gustan aparentar
realidades que no son suyas.
Canto también para destruir
la falsedad , disfrazada de verdad.
De los que escriben adulando
y hacen culto a la riqueza
que lejos de lo espiritual está.
Yo canto alabando a la humildad
al amor y la sinceridad.
Me río de los que se aferran
al dinero que acumulan
creyéndose inmortal.
Yo canto al aire y al sol
porque son la libertad,
que no la sienten, los egoístas
que encerrados en sí están .

**

PIEL


Miras tu piel,
miras la piel no igual a la tuya,
pero la sangre
la sangre tiene el mismo color,
corre y riega el cuerpo del mismo modo.
¿Acaso no lloras y ríes igual?
¿ No respiras el mismo aire
y en un vientre te acunaste nueve meses
igual a las pieles de otro color ?



Stella Maris Taboro

****************

FANTASMAS CIBERNÉTICOS


Los diminutos fantasmas cibernéticos
invadieron las ciudades y proliferan
en habitaciones, oficinas e iglesias.
Se han adueñado del sol, de la sonrisa
del vino, del cuerpo y del alma.

Los diminutos fantasmas cibernéticos
calculan mejor que vos y que nosotros,
sumando y restando intimidades,
dividiendo sensaciones,
multiplicando adicciones.

Los diminutos fantasmas cibernéticos
no asustan ni espantan,
su horripilante esencia
les permite sacudir la tapa de tus sesos
sin destaparte un enzima del cerebro

Los diminutos fantasmas cibernéticos
todo te lo facilitan y suministran,
besar sin labios,
acariciar sin piel,
volar sin alas.

Los diminutos fantasmas cibernéticos
vaticinan un futuro próspero,
sin peculios ostentosos,
con hombres saludables
e imperturbablemente solos.

“El Tigre”- Justiniano Posse- Cba

************************

QUISIERA SER LIBRE PARA…


-Decirle al mundo que a veces no quiero saber lo que cuentan, que no me interesa lo que van diciendo. Prefiero estar sola mirando hacia adentro.
_Ponerme vestidos de gasa y salir corriendo bailando en el viento, así como bailan mis dulces secretos y amargos momentos.
_Enredar los dedos sobre mis cabellos y formar con ellos una trenza enorme, salir al galope de un corcel brioso y en su suave trote, sentirla en la espalda como un escarmiento.
_Cantar ese tema melodioso y tierno que no sé cantarlo pues mi voz no alcanza, pero mi alma tiembla de sólo nombrarlo sintiéndolo adentro, besando mis fibras y mis sentimientos.
_Llegar a su casa para rescatarlo de esas manos suaves que no son las mías, y salir corriendo llevándolo a cuestas hasta aquel refugio que formó mis ansias y llenan mis días.
_Sacarme caretas que pesan y duelen, y salir al aire a cara lavada con la risa tímida, el rubor intacto, la mirada alegre y las manos llenas de tibios placeres.
_Decir las cosas que no son dichas por temores vagos y falsos tabúes que llenan la vida de sueños quebrados por silencios mustios y ojos anegados.
_Tirar por los aires los malos recuerdos, junto a injusticias, sabores amargos, lesiones del alma, caminos inciertos y placeres muertos.
_Mirar a los vientos y envidiar sus rutas, querer atraparlos y ser el cometa que va de paseo colgado de sueños y bellos deseos.
En definitiva, quisiera ser libre para volar rauda, aspirar el aire, respirar el cielo, saborear las nubes, beber de las lluvias, jugar con la nieve, bailar con el viento, abrazar al sol y volver al alba para pura y casta empezar de nuevo en esta enorme ruta, que se llama vida… y hay que caminarla.

Zaidena-Elortondo –Santa Fe

***************

ESA IMAGEN, LA TUYA


Recopilamos imágenes
como haciendo un inventario visual de recuerdos,
imágenes de esquinas con besos,
de juegos de plaza con sabor a infancia.

La primera lluvia
en la que quisimos con conciencia mojarnos.
El llanto retenido
para ahorrarnos la vergüenza de que nos vean llorar.

Encontramos caras
que alguna vez nos hicieron felices
y otras que más de una vez
con fuerza visceral intentamos olvidar.

Y en el inventario de imágenes,
resalta espléndida una imagen de vos;
fuerte, sólida, especialmente contenida en la retina
para volver siempre a mirarla.

Es que sos sencillamente
la imagen ideal,
la construcción mental y afectiva más dulce
que esta cabeza loca puede recordar.

Esa imagen, la tuya,
es la síntesis perfecta de colores,
de luces y sombras;
es el reflejo intacto del flechazo del amor.

Y es la única que quiero tener
especialmente contenida en la retina
desde hoy hasta que de mi
no quede nada.

Esa imagen renovada cada día,
evocada en cada instante,
perpetua, indeleble,
esa imagen, la tuya.

Marina Soledad Grasso – Leones/ Rosario-Argentina


*****************

LA PUERTA

-Lo único que te pido es que nunca intentes abrir esta puerta.-
Las palabras de su amigo resonaban en su cabeza en ese momento en que estaba parado justamente frente a la puerta que le habían pedido no abrir.
Hacía más de tres meses que estaba viviendo en la casa que Alberto compartía con la esposa; él le dio albergue luego que saliera de prisión donde estuvo dos años por delitos de estafa y defraudación, y no tenía donde ir.
Eran amigos desde la más temprana juventud, y le habían brindado, tanto Alberto como su mujer, Claudia, toda la hospitalidad y confianza que él en este momento estaba por traicionar.
La curiosidad lo consumía; ¿Qué tendrá esa puerta? ¿Qué habrá detrás de ella que guardan con tanto celo?
La apariencia era de que no podía haber gran cosa, porque el sitio que ocupaba lo que podría ser una habitación, era solamente el hueco debajo de la escalera que llevaba a las habitaciones superiores, y generalmente es una pieza para guardar cachivaches.
Pero esta tarde estaba solo en la casa y no podía dejar pasar la oportunidad, al fin y al cabo su vida siempre fue una aventura y estaba acostumbrado a correr riesgos, total: ¿quién se iba a enterar?
No muy seguro de lo que hacía, tomó con nerviosismo el picaporte y se sorprendió al notar que estaba sin llave, la abrió un poco y, sin entrar, metió la mano por el lado interior de la pared buscando una llave de luz, pero no había, entonces, abriéndola totalmente, entró en la habitación a oscuras.
Un viento frio lo envolvió, y el escenario se modificó con un relámpago de luz; se encontró de pronto en un páramo helado: un bosque petrificado era todo el entorno y en el centro, un círculo que no tendría más de diez metros de diámetro, se convertía en un vergel, un hermoso jardín con flores y fuentes de agua cristalina en el que jugaban, tirados en el césped, una joven mujer y un niño rubio de no más de dos años. Se estremeció al reconocer en él a su pequeño hermano, y en la mujer, a su madre; ambos habían muerto en un accidente cuando él era un adolescente.
Notó cómo con la lentitud de una imagen en cámara lenta, -como solo ocurre en los sueños- la mujer y el niño se volvieron hacia él y ella dijo: -¡por fin llegaste…! Ya era hora que lo hicieras.- mientras a su derecha, saliendo del gélido paisaje como surgida de la nada, una cadavérica “parca” blandiendo una guadaña le asestaba un golpe mortal.
Cuando volvieron a la casa Albero y Claudia, ya casi al anochecer, lo encontraron con los ojos desmesuradamente abiertos, tirado boca arriba en el pasillo, frente a la puerta.
El resultado de la autopsia fue: “MUERTE POR PARO CARDIORESPIRATORIO.”

Oscar Maurichau- Gral Pico-La Pampa.



*******************

SIN FUNCIÓN


Paralizada entera a tu mañana de frío

correcciones en el fondo azul
lanchas anudan el medio del mar
mi garganta y su filo de arena.

La carencia y la risa
ondula el aire en permanencia
se deposita en el vórtice de la boca
dilata el ansia
el boceto que repite el instante.

Fumo las ofensas del verbo presente
sustantivos circulan

ocurre el agua.

La lluvia remueve
pantano de sal entre las olas

la tragedia del incesto
tu saliva
el humo

y los trozos del incendio que traga la lengua
toco el cielo con la lápida de mis dedos.

Acá ya no hay nada mas que hacer.

Mariana Garrido


**********************

CAMINA


Puedes estar tranquila, amiga,
estaré aquí, labor y sueño,
Igual a los artesanos de vida
positiva, frágil, sin dueño.
Si un día toca la armonía
consagrada, piensa bien de mí,
estaré, desde la ausencia,
librando rocío y albor a tu presencia.
Mi cuerpo, su labor cumplida,
habitará merecidas vacaciones,
disfrutará el recreo; verá luz nueva
que el previo circular no permitía.
¿Sabes? … siempre adivino
toda borrasca de zozobras
cotidianas, avaricias frías,
ayunos para el ánimo.
Reitero, puedes caminar tranquila,
decir a los demás este mensaje:
Sólo me mueve la Luz, en manos
del amor renovado, cada día.

Nori Brunori-San Genaro –Santa Fe


******************

LA NOCHE TIENE UN AMANTE

En memoria del poeta indio
Don Atahualpa Yupanqui.



La noche se viste de negro
con cristales y perlas que el rocío le ha dado.
La luna cómplice y testigo,
con hilos de plata
al vestido se las ha ido bordando.

Hermosa noche de cielo estrellado.

La noche tiene una cita
con su amante en el espejo de un lago.
Su amado es un poeta de los hombres
tripulando un velero de versos y cantos.

Hermosa noche de enamorados.


Perfuma la noche sus cabellos
con fragancias de pino y flores del campo.
Sus manos huelen a tomillo y canela,
Su cuerpo a esencias y bálsamos.

Hermosa noche de verano.


Su amante es indio.
Su amante es manso.
Su amante la desnuda,
entre los dedos de sus manos.


Hermosa y perfumada noche.

La noche es hembra.
La noche se entrega a sus párrafos.
El amante la toma.
Penetra en su esencia,
y se moja de aguacero su canto.

Alfredo Castelli –Maria Juana –Santa Fe

************************

BAILARINA-ACTRIZ

La felicidad es un maquillaje


Ella dormita en los días en donde el polvo humedece la madera que la recubre.
Un pequeño resorte responde cada vez que se abre o cierra la tapa.
Le doy cuerda,
y la bailarina lentamente comienza a girar como un carrusel,
apenas unos segundos
luego el ritmo se va disipando,
entonces la bailarina-actriz queda estática,
adormilada con ojos abiertos
y con un pequeño sueño apagado
en las pupilas inmóviles y delgadas.
Detrás de ella hay un espejo duro
donde se refleja con blanco vestido,
de ese blanco marmolado
con el que están hechos los sueños.
Ella es una membrana de acero,
un cristo que baila en los andamios del tiempo.
Intento convencerme que no es humana cuando me mira,
que no está triste detrás de esa débil sonrisa
de labios artificiales
y que esos mustios y ahogados pies en los que ha sido sellada
jamás quisieran echar a andar
fuera de la caja que la guarda.
Es libre cuando baila
y sueña con ángeles que rompen candados de barro.
La bailarina-actriz comienza la función
sin haber dado cuerda a los resortes que la mueven.
La aplaudo con ojos de niña traviesa.
Me sonríe levemente
mientras de sus ojos duros sin maquillaje,
cae una lágrima.


Melisa Ferraris-Estación Matilde –Santa Fe

************************

Y SOY POESÍA...


Mi sangre , un ritmo que no cesa,
mi pulso, una corola de verbenas,
mis huesos, sal y aroma de mi tierra
Y broto en versos
como una manía
impostergable

Elsa Tebere –Rosario –Santa Fe

*********************

DUERME, MI PEQUEÑO

La emoción que me encadena

cuando duerme entre mis brazos

es un redoble de abrazos

que alivia todas mis penas

y resuelve mis rechazos.

Y no hay mayor ternura

que mecer en mi regazo

al hijo que es mi locura,

que borra toda amargura

y me hace vivir despacio.

Nieves María Guerra –islas Canarias


******************


DESPUES DE TODO, ELLA
TIENE NOMBRE DE MUJER.



Porque dejo la vida detrás de tus pasos
con el afán impetuoso de alcanzar tu velo,
aunque sólo tu sombra alcanzo de un trazo
en el intento, emocionado, me desvelo.

Despliego entonces mi arsenal secreto
odas de prístinas rimas y dulces latidos,
pero a menudo emergen sólo mamotretos
repletos de espanto y lúgubres gemidos.

Hasta cuándo el intento, que en afán construye
la seducción ciega de tu candor, poesía,
no me condenes al desencanto que destruye,

por el fatal intento de hacerte siempre mía.
Más tú –novia indecisa– que del altar huyes,
bien sabes que tras tus pasos, me pasaré la vida.

Gabriel Reyes- Chile

********************************

MUERE EL DIA

Garabato desnudo
dibujo sin rostro
sobre una playa vacía
cuerpo de mujer entre mis manos
dorso de arena que desgrano
Tarde serena
eclipse en el ocaso
música del mar sobre los sueños
y sobre tu piel ...llama encendida
Horizontes con cantos de sirenas
ancestral silencio de las horas
cautiva de mis sueños...ecos sin fin
herida que sangra entre mis manos
ella
poesía de mi ausencia
que tiembla
en las sombras de mis ruinas
piel de mimbre clavada entre mis versos
cuando muere el día
el cuerpo que estalla
en sombra y arena
aromas salados entre la arenisca
de una nueva noche que saluda absorto
la muerte del día

Ángela Grossi -Chañar Ladeado –Santa Fe

******************************

EL BOSQUE

Olvidé cómo se escribe un cuento.
Solía sentarme a las siete de la mañana frente a la máquina de escribir Remington, que ocupaba la mitad de mi escritorio, a un costado de la enorme ventana que daba a la calle. Durante la primera hora no ocurría nada, hasta que alguien, y otra persona parecida, y muchos individuos o sombras más que se dirigían a la fábrica textil del pueblo, pasaban con prisa por la vereda; entonces me entraba la angustia por escribir las primeras líneas, aquellas frases del destino que definen el inicio triunfal de una historia.
A las diez, Cándida, la vecina que me prestaba el auto para viajar los fines de semana a una villa veraniega cuyo nombre prefiero no mencionar, salía a hacer una revisión minuciosa de su jardín delantero; yo solía temer que me hablara sobre los cornezuelos que a menudo desfallecían a sus caléndulas y a sus helechos porque entonces, instalada la charla, una larga distancia me separaba de mi cuento hasta que terminaba por perderlo de vista.
Y ocurría que a veces me hablaba, y otras, no. Tal era su humor.
El caso es que su sola presencia entre esas flores agitadas por los vientos de estío o de invierno me ponía ansioso, y acababa levantándome, bruscamente, del asiento, con un cigarrillo en la boca, para observar la borrosa lejanía de la zona portuaria.
A las once, o a las once y media, entraba en el gabinete la empleada doméstica; hacía tal silencio de mosca mientras pasaba un trapo humedecido con alcohol por el único mueble de estilo provenzal de la casa, que me gustaba pensar, con un sentimiento de ausencia, que era un desperdicio tanta precaución de su parte; total, al meterse la mujer en la habitación, ya no me venía una sola línea a la cabeza.
Es difícil escribir sin interrupción.
Ocurre que alguien te llama por teléfono y te dice esas cosas que uno escucha fastidiado y como desde lejos: “Fue imposible hacer nada... Tendré que comprar otra camisa. La tinta no ha desaparecido ni siquiera con cloro...”.
A la hora del almuerzo, cerraba con la fuerza de un latigazo que hace brincar a la bestia, la puerta del gabinete. Debía asegurarme de que mis personajes se quedaran bien encerrados en aquella habitación de luces apagadas, para que yo pudiera, sin apresurar el sabor, disfrutar de aquella tregua del mediodía: un plato de milanesa de pollo y otro de escabeche de berenjenas, acompañados de una botella de buen vino rosado. Luego vendría la modorra...
Como a las cuatro y media de la tarde, cuando el calor caía sobre el aljibe sin roldana del patio, yo me tendía sobre las baldosas de la sala, aguardando la visita de Adelfa. Mi amiga rubia, rubiácea, me solía hablar después de fumar - apuradamente - un cigarrillo, sobre las virtudes y las necedades de mis cuentos. A mí me daba igual que objetara la presencia de una antigua vitrola en la habitación donde sucedía la parte más densa de las acciones; para eso tienes el piano, Miguel, el viejo piano alemán de la familia; me tenía sin cuidado que tanteara una crítica sobre determinada situación o trama por su estilo tan apasionado, me era indiferente que desaprobara un nombre común como José o Pedro, y que, a veces, me restregara la muerte del protagonista, quien merecía ¡vivir, vivir, vivir, vivir !
No es que fuera terco. Pero yo conocía a mi criatura. Ella era un bosque donde todos los animales (ciervos de ancas ligeras y vientres suaves, leopardos de ojos relampagueantes y aves de plumaje azul mezclado con el color de la sangre) convivían en cósmica armonía; su enorme cascarón resistía maldiciendo, pero resistía, los embates y las furias de las tormentas.
Mi criatura era una luz que se abría paso entre los gajos de los eucaliptos, los algarrobos y los abedules de su propio bos que para mostrar un camino, hecho con un polvillo como de oro y de azúcar, que tentaba a los hombres y a las mujeres que intentaban cruzar el río, para que desistieran de su propósito y se internaran en él, abrazando a los árboles.
Al llegar la noche se me presentaban en el gabinete. Una vez fue un hombre que deseaba viajar a un pueblo donde pensaba encontrar a la mujer que había amado, y llegó, y ella estaba vestida de triste desde los pies hasta los cabellos; sentada sobre un sillón de mimbre la dama observaba las formas humanas que tomaba el ciprés según como el viento lo cabalgara.
Entonces escribí: Se vieron y se dieron un beso.
En mis horas nocturnas se me rebelaban las profecías.
Y entre humo y humo de cigarrillo cobraban sentimientos mis personajes, y yo debía decidir, desde luego, qué harían: el encierro o la vagancia; la prisión o la libertad; y aún esos detalles : el viaje en barco o en tren.
O la simple caminata por las calles.
Perdí la manera de escribir cuentos. Y con la pérdida perdí mi vida.
Este es el relatorio que - necesariamente - debo hacer sobre la maldición que ha caído sobre mí para que mi familia comprenda la decisión que he tomado.
No puedo más.

Delfina Acosta- Asuncion –Paraguay

********************

A PRIMERA VISTA


No se si fue la noche
No se si fue el alcohol
No se si fue el humo
O el latido acelerado del corazón

No se si mi palabra te llega
Si mi sentimiento te abraza
Si mis deseos te alcanzan
Si mis ganas te gustan

No se si tu mirada habla
Si mi silencio grita
Si tus oídos escuchan
Si la madrugada te gusta

No se si tantas dudas son buenas
Si solo basta una certeza
Si una sonrisa paga la deuda
Si una caricia te encuentra

Pero lo que si sé es que
Tengo un beso con tu nombre
Un sueño en tu regazo
Y una verdad a medias

Un par de razones sin razón
Un puñado de ideas perdidas
Los restos de un viejo amor
Y la esperanza de un futuro mejor

Por eso te dejo este poema sin rima
Esta calma prestada
Esta añoranza por volverte a ver
Y esta plegaria a ningún dios




Pablo Maneglia- Lomas de Zamora- Buenos Aires. Argnetina

*******************

UMBRAL DE SALIDA


¿Será el compañerismo provocarte
y ser provocado?
¿Será el trenzarse en este encuentro de búsquedas?
¿Será el compañerismo entrar
y quedarse?
¿Será el proceder a justificar
las lágrimas que viste en la mujer dejada?
¿Será una sensación acompañante
propia de la búsqueda de salidas?
¿Será el compañerismo silenciarse
para la nostalgia?
¿Será rescatar esas cartas?
¿Será tanto ver en declive a la inmensidad?
¿Será el compañerismo el estar de paso
de las aves?

Rolando Revagliatti –Buenos Aires

**********************

EXTRAÑO

No encuentro el sonido de tus pasos al llegar
al templo de mis manos.
Porque tu amor se ha perdido,
porque tu amor me ha mentido.
La vida me dio quizá el reflejo de otro tiempo;
no hay que vivir del recuerdo.
A mí me ganó el exilio,
a mí me ganó el olvido.
Quise escribir la canción
que refleje lo que he sido;
ni el consuelo de las lágrimas,
no quedan ya más motivos.
Las veces que quedé fuera
de un amor, no quise hacerlo.
Y hoy la puerta se cerró
dejándome sin abrigo.
Adentro vive el dolor,
afuera muero de frío.

Gonzalo Salesky –Córdoba -Argentina


******************

NOCHE EN MI ALMA

Despuntando la luz del día
he visto a la muerte llorar,
trocarse de brava a eximia
al arrepiada me hallar
ante su supremacía.

La ví vestida de blanco
con su guadaña plateada,
afilada rutilando,
a ser hechura acertada
dejando el aire enlutado.

He visto que me miraba
en llanto compadecida,
cómo impotente rogaba
halos de albor de la vida,
a la luz que se apagaba
por el ido tiempo luirda.

Amada cual rosa ama
la lágrima derramada,
dándole relente y brama
a lozanía mustiada.

He visto a la muerte llorar,
recular ante mi mirada,
su albura en negra trocar,
temosa en adiada alborada
y a mi corazón enlutar.

Ana Arias Saavedra -Lugo - Galicia -España

***************************

VILLA GESELL

Olor a sol
en la piel y carpas vacías,
la arena
me había extrañado y yo a ella,
me tranquiliza volver a su inalterable silencio salado.

Comienza el ritual, ya no es tan temprano
mi frente colorada lo denuncia,
veo cada vez menos perros, el primer bikini,
ahora son dos. Un balde rojo
y un nene blanco de bloqueador solar.

Me siento raro.
Soy el único que escribe en la playa.
¿Por qué perder el tiempo
en otra cosa que no sea azul?
Respiro el mar; alrededor
Villa Gesell
y sólo quedan hielos haciendo ruido en mi vaso.


Ricardo Costa Brizuela

******************

LA SOLEDAD

Mi eterna enemiga
Hoy te busco
Intentando en ti encontrar la calma
Qué Irónica verdad
O que irónica es la vida
Buscando lo que pensamos que nos dará la felicidad
Renunciamos porque no es



Sandra Gomez- Río Gallegos-Santa Cruz


***********

Otoño se va por su calle de pájaros
solitaria la brújula no marca destino.
Invierno llega con flores mustias
y su prado de cenizas.
escarbo para encontrar mi luz
alguna luz un poco de sol
palabras tibias para que la música
llegue.

Graciela Wencelbalt

**********************

o negaré
la invasión de miedo
al pensar que no podría verte

Agonizaba mi pena
en los rincones de mi alma
al no saber cuando vendrías

Me llevé tus suspiros
en un botecito de seda cristalina,
les di vuelo al anochecer
y nos recostamos juntos

Los sentí en mis manos
como delicada arpa
al entonar una melodía melancólica.

Con tus labios soñé,
y su dibujo, un corazón
lo tatué junto al mio

Soñé con tu cabello,
su suavidad
deslicé en mi piel

Pronto oí tu voz,
como melodía de una caracola
susurrándome al oido.
Como lluvia empapando mi piel.

No negaré que el verbo amor
llegó antes que mirarte.
Y no negaré que anduve, perdida
y caminé -rendida- hasta encontrarte.

Jéssica Arias Mingorance-Vilaseca -Tarragona - España

********************

POEMA 24

Ahora,
cuando la noche murmura en mis oídos su destino de sombras,
y los últimos grillos afinan sus violines,
escondidos entre las grietas malogradas de las viejas tapias,
la mirada se aquieta en el umbral del plazo,
buscando, desesperadamente, las amadas imágenes perdidas:
las mismas violetas de otras épocas ,
que aún destilan su incienso de monasterios conjurados,
guitarras agoreras, rompiendo el enorme reposo,
con la música de sus cuerdas temblorosas de lágrimas…
lluvias mañaneras, desnudas, como las hadas del estanque,
aquellas del viejo cuento que desgranaba la voz de mi madre
en las noches de invierno…
cuando era nuestra la llama
titilando ternura bajo las excitadas mejillas de la luna.

Era la época de la belleza pura, cuando el río se encendía
en los retoños de ceibos orilleros, y el asombro teñia las pupilas,
contemplando
las blancas escuadras de garzas vocingleras,
mientras la risa retumbaba en los terrones enrulados
de las mismas barrancas,
-sonajeros de gotas-
marcando lejanías
en la piel inaugurada del estío.
Así, como era entonces,
por esa misma fecha,
las islas renovarán su verde en cada primavera,
el cielo continuará azul y luminoso,
vibrando al son de las campanas,
toda la luz teñida de amapolas, anudando junquillos,
junto al clerical violeta de borrajas silvestres…

Ah!, cuando pienso cómo será mi pueblo en ese instante,
sin una lágrima que se acurruque en mi,
como un plumón soleado de un ave sin destino…
tal vez fantasma, polvo, verde gramilla, lombriz o caracol…
o la nada…la nada…la nada,
sin una inquieta pincelada del enjoyado astro,
ni el sordo golpeteo del agua sobre la piedra que ya olvidó la historia…


que nos estaré más,
que no habré de revivir en las palabras
en el inútil intento de pervivir, de ser memoria.

Sobre el encaje pétreo de la noche bruna
brillarán , como nunca, las estrellas,
pero seguirán mis preguntas sin respuestas,
los siglos nada dirán de mi,
y sabré que toda vanidad fue como espuma, como un soplo de viento,
que la inmortalidad no existe,
ni siquiera bebiendo las últimas gotas de ese postrer poema.

Lidia Ester lobaiza-Coronda –Santa Fe

**********************

EL MAR DE LOS QUE FUERON

“El mar también elige
puertos donde morir.
Como los marineros.
El mar de los que fueron.”
Miguel Hernández


¡Qué paz me dan vuestras consejas,
olas que me laméis el oído!
Brindis de tierra y mar
en perpetua lujuria engendradora
Sois mi templo :
el mantra consumado,
la ira de Trafalgares con sus cañones rotos,
licuado Angelus de sirénidos arcángeles ,
salinas saetas lloradas al Cristo de Lepanto
y suspiros de los hijos de Sefarad
por su patria perdida en lontananza.
Nostálgicas voces de los que no volvieron,
herida perenne de arrancadas orillas .

Credo y miserere ,
ancestral reverencia
a Dios -padre,
a Dios-madre .
Mi oráculo perfecto:
mi soledad de caracola .

María Tereza Bravo Mañon


*******************

VACÍO

Sé que es inútil que me queje;
que de nada servirá…
Que la desidia maldita
poco a poco destruirá
esta relación que un día
fue nube rosa y fue paz,
fue el más dulce de los besos
y la pasión al amar…
Pero de aquella armonía
sólo girones hoy hay…
Hemos sido dos cobardes
que no supieron luchar…
el vacío de mi alma
igual al tuyo será;
y cuando los hijos vuelen
la espalda hemos de dar
como dos desconocidos
que tuvieron sociedad.

M. Laura PROCIK

***********************

CUANDO EL AMOR NO SE VIVE, SE ESCRIBE

Arde mi cuerpo sediento de ti
Me dispongo con esmero
Acicalo mi piel dejándola suave
Mis manos tersas, las piernas de seda
Para enredarse en las tuyas
En envolventes meneos
Y te encuentro en mi cama
Y mi mirada te busca
Ansiando las caricias
Que espero con impaciencia
Estoy dispuesta a dártelo todo
También mi alma, no sólo mi cuerpo
Abandonándome a tu voluntad
Pero no encuentro tu mirada
La pasión te está consumiendo
Cabalgando con prisa y sin pausa
Comprendo cuando me miras
Que para ti no tengo alma
Que tus besos no son de fuego
Que tus caricias son ficticias
Que sólo buscas calmar tu sed
Se terminó el sublime acto
Y no me topé con tu amor
Cierro los ojos y lloro
Lloro por mí
Lloro por ti.

Miriam Jara
(Derechos Registrados)


************

Yo no pido que vuelvas
pero volvés
en esas lloviznas de cielos rotos
preñando mi garganta con gaviotas heladas
volves con esos latigazos
con todas las fogatas que ensucian mi costado.
Perversamente volvés
cruzando enero y los plenilunios
con el idioma de las osamentas
y mucha amnesia en tus cicatrices.
Cruelmente volvés
pisoteando el laberinto de mis sueños
o llamándome con el ruido de la sangre
Basta
te pido
quiero archivar esta urdimbre que me ahoga
y andar dentro de mí
buscando tu latido…

María Manetti –Olavarría –Buenos Aires

********************
FE DE ERRATAS


La poesía UMBRAL DE SALIDA del poeta Rolando Revagliatti editada en REVISTA 13 se ha vuelto a editar en este número por errores cometido en la edicion .


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada